¿QUIEN SOY YO? Tomate un tiempo para reflexionar

quien-soy-yo

¿QUIÉN SOY YO?

Empezar un recorrido de auto conocimiento. Definir e identificar los defectos y las virtudes de los demás es una tarea que a muchas personas les parece menos compleja que definirlos para ellas mismas. Así, cuando nos preguntan sobre cómo es ella o él, empiezan a hablar con fluidez y seguridad, poniendo ejemplos reales que acompañan a cada adjetivo que proyectan. En cambio, cuando nos piden que nos definamos a nosotros mismos sufrimos un paradójico y extraño mutismo.

Estamos mucho más acostumbradas a usar los valores de juicio estable con las demás personas que con nosotros mismos.

Tomarnos un tiempo para reflexionar 

De vez en cuando es positivo que te guardes un tiempo para tener una cita contigo mismo, de manera que lo utilices para reflexionar sobre quién has sido, quién eres y en quién te estás trasformando. Esto te ayudará a conocerte, a descubrir tu propia verdad. A encontrar las respuestas dentro de ti. Respuestas que en algún momento esperabas que te diesen otras personas. Empieza a hacer eso que te causa satisfacción, como puede ser: leer, caminar o ir a la playa. Acciones para las que la soledad no sólo no es un impedimento, sino que puede ser una ventaja.

¡Puedes pedir opinión o asesoramiento! Pero tú tienes la capacidad de elegir lo que es mejor para ti cuando te conoces.

Una vez sabes quién eres, es más fácil definir qué quieres, y aumentarás las probabilidades de que tus decisiones sean más acertadas. 

A nivel Psicológico existen 5 niveles:

  1. El ambiente. Es el entorno en el que se vive o donde se realiza la vida. La pareja, la familia, los compañeros, etc. A nivel Psicológico tiene un impacto muy fuerte y es muy influyente en tu estilo de vida puesto que te da o te quita energía.
  2. El comportamiento. Yo me comporto según las cosas de lo que estoy convencido, de lo que soy. El comportamiento es la manera en la cual se porta o actúa un individuo. Es decir, el comportamiento es la forma de proceder que tienen las personas u organismos ante los diferentes estímulos que reciben y en relación al entorno en el cual se desenvuelven. Si tu entorno no cree en tus capacidades, tu se lo demuestras. El comportamiento se rige a su vez por la convicción y las estrategias que se establecen. Todo lo que buscamos esta más allá del miedo, debemos identificar nuestro miedo y allí esta todo. El miedo es solo un fantasma, es una idea de limite. Nuestra actitud (positiva o negativa) genera un comportamiento que a su vez nos lleva a tomar acción y es lo provoca determinado resultado. CUIDA TUS PENSAMIENTOS. El origen de todo es la actitud ante cualquier circunstancia
  1. La capacidad. La tienes o no la tienes y la transformas en habilidades (obtienes el resultado de la propia habilidad a través de acciones bien definidas. ¿Cuáles son tus habilidades? Tus habilidades te llevan a conocer tus talentos
  2. Sistema de valores y convicciones Nunca podré hacer algo constructivo (resultado) sino creo estar a la altura y sino pienso que verdaderamente es importante para mi. No pares cuando estés cansado para cuando hayas llegado al objetivo, cuando tengas el resultado. Lo habitual es parar cuando nos cansamos ¡No hagas eso! Para una vez llegues Mantén elevado el nivel de sensibilidad y así ayudar a quien lo necesite. Me interesa el crecimiento de la persona. Ten confianza y competencia en uno mismo para ti y para tu vida
  1. Tiene un impacto extraordinario sobre todo lo que somos capaces de hacer

¿Quién soy yo?” es probablemente la pregunta más desconcertante, profunda, difícil, emocionante e interesante que nos podemos hacer. Es desconcertante porque a lo largo de todas las respuestas y las definiciones que nos damos de nosotros mismos siempre terminamos insatisfechos. Siempre hay algo más. Después de cualquier respuesta a que podemos llegar   volvemos a un: “pero no es realmente así”. “¿Quién soy yo?”parece una pregunta simple, quizás la más simple, y sin embargo nos deja desconcertados y confundidos. 

Es profunda porque desde que recibimos el don de la conciencia, del sentido del yo, es del mayor interés para nosotros. Desde el origen de pensar en el ser humano nos hemos hecho esta pregunta y ha sido motivo de nuestras reflexiones. ¿Qué puede ser más importante que entender la naturaleza del ser? Nada tiene mayor profundidad que la pregunta de quién es este “yo mismo”, la conciencia que habita este cuerpo y que vive en esta hora de la historia. 

“¿Quién soy yo?”es la pregunta más difícil porque tiene miles de respuestas, y más.  Sólo hacer la pregunta nos trae inquietud y ansiedad.  Sentimos que es una pregunta relevante pero algo en nosotros rechaza pensarla y se quiere distanciar de la respuesta que de todos modos anhelamos.  Es algo tan básico que incomoda no tener una respuesta preparada y clara.  Pero cualquier explicación apresurada nos deja insatisfechos.

Podemos acercarnos a la pregunta de modo sistemático:

Yo soy un cuerpo, pero hay algo más….

Yo soy mis emociones, pero hay algo más….

Yo soy una cultura….

Todos estamos sumergidos en una cultura. Pero hay más….

Yo soy parte de una nación. Pero hay más….

Yo soy parte de una familia. La familia de la que venimos, la familia que soñamos, la familia que creamos. Recordar que enraizado está nuestro nombre en nuestra conciencia, y que gran parte de nosotros es. Pero hay algo más…. 

Yo soy el resultado de mi educación. Pero también….

Yo soy el conjunto de mis pensamientos. Pero también….

Yo soy el conjunto de mis defectos. Pero además….
Yo soy mis rutinas. Pero además….
Yo soy alguien que aspira a una vida mejor. Todos los humanos aspiramos a la felicidad y a hacer un mundo mejor..

Yo soy un conjunto de valores.…

Yo soy amor..

Yo soy espíritu…..

Yo soy misterio….

LA MENTE DEL SER HUMANO, una pequeña reflexión

 

iceberg

 

La mente del ser humano es como la de un iceberg

La teoría del Iceberg de Hemingway a lo largo de la historia se ha aplicado a diferentes ámbitos, como al literario, al de recursos humanos, hoy os presentamos esta teoría aplicada al ámbito de la Psicología. La teoría de Hemingway en Psicología viene a decir que sólo atendemos aquello que percibimos a simple vista. El resto pasa inadvertido, comparándolo con un iceberg.  Es decir, que hay una parte consciente de la información, pero también otra inconsciente. Ahora lo entenderéis. Imaginaros que viajáis en un barco, y a lo lejos avistáis un iceberg, lo miráis, y ¿qué veis? una masa de hielo. Pero también,  debajo de ese iceberg se encuentra escondida a la vista otra masa de hielo gigantesca que lo mantiene y da solidez, como podéis comprobar en la imagen. Esto es lo interesante, esa parte invisible a nuestros sentidos. Es decir, cuando miramos la realidad que tenemos delante de nuestros ojos, vemos su superficie, lo visible, según la teoría del iceberg un 20 % del total, ¿y lo restante? eso correspondería con la parte inconsciente, ese 80 % del total. Con esto podemos reflexionar a veces, sobre los entresijos de nuestra mente y todos sus procesos, eso que no vemos.

A modo de ejemplo, pensad en la gran cantidad de veces que nos convencemos con una idea, y nos obcecamos por seguir el camino fácil. Esta opción sería aquella que apoye o favorezca a nuestra idea, ya no intentamos averiguar si estamos confundidos o equivocados, sino al contrario, sólo buscamos y defendemos información que apoye a nuestra hipótesis.

¿Por qué optamos por aquello que primero nos invade, o sea más acorde en ese momento y no intentamos comprobar que aquello a lo que optamos puede ser falso? ¿Por qué la mayoría de las veces no debatimos sobre los costes o beneficios? ¿No será porque tras tomar una decisión repentina salen a luz nuevos interrogantes y problemillas, que no habíamos tenido en cuenta hasta ahora? ¿Y que nosotros, los seres humanos, solemos funcionar con un programa de economía cognitiva, por el cual escogemos aquella información que menos esfuerzo nos provoque y esté relacionada con nuestra forma de ver la vida?

Por ejemplo, creemos que una situación ha sido creada por diferentes cuestiones, es decir, mi amiga me ha dicho tal cosa porque quiere ser como yo, porque me tiene envidia, porque no puede soportar que tenga suerte en la vida… Y en realidad, puede haber sido por otras muchas causas, pero estamos tan convencidos de eso que hemos creado, que ya cualquier comentario que se nos venga a la cabeza lo relacionaremos con nuestra hipótesis. Pensad, que la mayoría de las veces manejamos hipótesis y conclusiones en base a la información que tenemos, que no es ni por asomo la información total que existe. ¡Cautela en nuestras tomas de decisiones!

El ser humano tiene que renovarse a nivel mental, entrenarse e incluso hacer meditación. Debemos estar preparados para la toma de decisiones. La vida es lo que es, nos puede ir muy bien o muy mal, es cuestión de una decisión. El ser humano es feliz o infeliz por las decisiones que toma.

Tu actitud ante la vida es la clave de todo, la puedes dirigir hacia la solución o hacia el conflicto